26

Abr

Construir confianza para el Futuro


Confianza

Cuando la confianza desaparece, con ella se van los sueños, las esperanzas, las ilusiones, se va la vida, y esta deja de ser una linda experiencia para vivir, y se convierte en un problema para solucionar, ayer pensé que la vida no son las respiraciones que damos sino los momentos que nos dejan sin aliento.

Hoy nos estamos enfrentando a ese problema a nivel global, a esa contagiosa enfermedad de la desconfianza, en algunos países se han realizado encuestas, sobre ese tema, y los resultados son preocupantes, la gente no confía en la gente.

Entonces me pregunto en qué o en quién confiamos, acaso en nosotros mismos?

El proceso de la construcción de la confianza tiene muchos elementos y uno de ellos son las acciones de todos los días, no basta con pensarlo, decirlo, sino lo hacemos, estamos llamados a actuar, y no ser convidados de piedra frente a la actual crisis económica, a la crisis moral, de valores, a la galopante corrupción en muchos ámbitos, desde el sector público, pasando por el privado, y hasta por la iglesia católica o evangélica, o cualquier culto.

No se vale,  no es justo que seamos meros espectadores de una realidad que cada vez es más desagradable, donde todos pensamos en todos, y no hacemos nada, donde todos nos quejamos y no hacemos nada, solo criticamos desde nuestras trincheras todo lo que no nos parece correcto.

De todas las crisis en las que estamos metidos, hay una en particular que creo que es la más grave de todas, la crisis de CONFIANZA.

No creemos en los poderes del Estado, no creemos en la clase política, no creemos en el congreso, en la justicia, en la iglesia, no creemos ni en nuestra sombra, y se práctica aquella máxima que ya es como una de esas famosas frases de cajón, ” piensa mal y acertarás”, si partimos de ese principio, estamos condenados al fracaso.

Ahora bien, se y entiendo que la percepción en términos generales es mala, porque parece que no hay nada por hacer, pero creo que en el fondo de nosotros, por muy mínima que sea, habita la esperanza, la creencia de que algo puede pasar y que todo se va a solucionar, y ese pensamiento está alimentado, porque de alguna u otra manera todos queremos creer, confiar en algo, o en alguien.

Esa necesidad se ve satisfecha porque cada tanto vemos o escuchamos historias de personas que como tu y como yo, sabemos de alguien que está haciendo algo bueno, algo positivo, por su comunidad, por su barrio, por su pueblo, por su departamento, por su país, desde los distintos sectores de la sociedad, esas historias de éxito seguro tuvieron como base la confianza, la fé, la esperanza, un sueño.

La invitación es pues a que me escriban y me cuenten esas historias, no importa si son pequeñas, cada acto de un ser humano por otro ser humano está revestido de la grandeza necesaria para convertirse en inspiración de otros, de eso se trata de inspirarnos en los demás, en aquellos que se atrevieron a decir basta ya, no más, esto tiene que cambiar, y confiaron.

Todos los días, en algún lugar de nuestro país están pasando cosas extraordinarias, lo que pasa es que no lo sabemos, existe gente buena y maravillosa, que hace eso, cosas maravillosas.

Debemos ser multiplicadores de esas historias, debemos contar el cuento, si sabes de alguien que está haciendo algo positivo, cuéntalo a otras personas, y así generaremos eso, solo buenas historias y esas buenas historias se multiplicarán por cientos, por miles, y así empezará el cambio, el verdadero cambio depende de cada uno de nosotros, no depende de una iniciativa extraordinaria, de una multinacional famosa, ni de un actor o cantante famosa, el cambio empieza con esa persona que observas todos los días en el espejo, el cambio empieza en ti, en mi, en todos, todos los seres humanos queremos y podemos hacer el bien, así que ánimo, a contar solo buenas historias, porque de las malas se encargan los malos, los malos políticos, los malos gobiernos, los malos policías, los malos congresistas, los malos jueces, los malos periodistas.

Los buenos que somos más, estamos llamados a hacer cosas buenas, y a contarlas, y así nos daremos la oportunidad entre todos de poder volver a confiar.

Mientras tanto, me pregunto, y si el futuro es una elección?

 



Etiquetas: , , , , ,


Artículos similares