27

Jun

El deseo madre del sufrimiento


shoping-adiction

Los seres humanos siempre queremos más.

Queremos más dinero, más amor, más poder, sentimos por medio de nuestras emociones un deseo muchas veces incontrolable de tener más de cualquier cosa y de todo.

Esa necesidad que supera la razón, y digo supera la razón, porque si nos detuviéramos por un minuto y nos preguntáramos si eso que deseamos, realmente lo necesitamos, seguramente en la mayoría de los casos la respuesta sería no.

Estoy convencido que en el deseo exagerado de tener, el ser humano por medio del aferrarse a las cosas y también a las personas, nos hacemos un daño terrible, y muchas veces ese daño nos lleva a tomar decisiones que seguramente en el futuro nos causarán mucho dolor, por el simple hecho que en la vida no se puede tener todo.

Cuando una persona logra desprenderse de ese deseo de tener, de acumular, y entiende que el bienestar, la verdadera felicidad no depende solo de pensar en las cosas materiales, y las personas se libera del dolor, del sufrimiento auto impuesto.

Los budistas lo entienden muy bien, y lo hacen desde hace muchos siglos atrás, algunos lo llaman Nirvana, o muerte de deseo, y este consiste en lograr por medio de ejercicios de meditación y auto conciencia apaciguar las ganas de tener.

No quiere decir esto que dejemos que la vida nos pase por delante de nuestros ojos y no tengamos el normal y natural deseo de crecer y mejorar nuestras condiciones de vida y de las personas que mas a amamos, por el contrario, se trata de entender que ese crecimiento no esta en lo material, esta en los espiritual, en cultivar la alegría, el optimismo, la armonía, en busca dela paz, que sin lugar a dudas es tan necesaria, sobre todo en estos tiempos tan convulsionados a todos nivel, donde no hay tiempo para descansar y relajarse, un mundo que cada vez es más exigente y que ese ritmo acelerado, es lo que muchas veces no nos permite detenernos a pensar.

Las mujeres quieren simpre mas joyas, más zapatos, los hombres quieren mas autos, más relojes, más mujeres en muchos casos, los niñas quieren mas y mas muñecas,y que pasa cuando logramos tener más de todo eso pues que llega la frustración y el aburrimiento, porque lo que quería ya lo tengo, y empieza nuevamente el círculo vicioso de quieres más

Ya hay hasta programas de televisión donde se pueden observar a personas y familias como se destruyen en medio de la acumulación de cosas, muchas de ellas nunca las usan, y solo cuando se les dice que se las van a quitar reaccionan hasta de manera violenta, con el fin de seguirlas teniendo, como si de esas cosas dependiera su propia vida.

Y que pasa cuando nos aferramos no a las cosas sino a las personas, y dependemos del amor, cariño, comprensión, aceptación de los demás, pues lo mismo, pensamos que si esa o esas personas no están con nosotros, todo el tiempo en las condiciones que nosotros creemos necesitar nuestro mundo puede colapsar, y eso simplemente no es cierto, y nos volvemos codependientes, dependemos de un mirada, de un buenos días, de un beso, de una relación sexual, esto me lleva a recordar una frase que no es mía, pero que recuerdo en este momento que dice, no me mata tu desamor, me mata que tu desamor desnude mi miserableza como ser humano, lo poco que soy estando a tú lado, esta frase resume lo que quiero transmitir hoy, y es que la vida no depende de cosas o personas, depende de cuanto tengamos, dentro de nuestro ser más profundo e interior, no hay nada fuera que cure lo que está adentro.




Artículos similares