15

Dic

La incapacidad para ser felices


Así de simple y lapidario, hay personas en este mundo que son incapaces de ser felices, y esto se puede comprobar con ejercicios de observación, los cuales nos permitirán identificar a éstos tóxicos y alejarnos de ellos, y así evitar que nos contagien.

El principio básico de éste escrito está basado en las emociones y su manejo, como sabemos es en ellas, las emociones donde radica gran parte de la capacidad que las personas tenemos para auto gestionarnos.

En primera medida, debemos tratar de definir a estas personas, que dicho sea de paso en ésta época de navidad, pareciera que se multiplican, ya que como todo buen amargado, cuando se ven rodeados de amor y felicidad, su veneno de rabia y frustración se dispara, lo que los hace ser perfectos para interpretar al famoso personaje de El Grinch.

El o la que es incapaz de ser feliz, no tolera a la gente feliz, y es así que cada cierto tiempo se encargan de boicotearse a si mismos, es decir, en algún momento logran salir de su estado, y se desprenden de sus comportamientos típicos, y su dinámica, y con ellos, la de los que están a su alrededor cambia, y se convierten en personas “normales”, pero el problema empieza justo en ese instante, cuando se dan cuenta, cuando se percatan de eso, que están siendo felices.

En ese punto que inician el proceso de buscar razones para dejar de serlo, se agarran de cualquier cosa, de cualquier excusa, ya sea una palabra, una mirada, o un simple gesto, para dejar salir su verdadero yo.

Luego que entran su zona de confort rabioso, se inicia otro proceso, y es el de descanso, lo que les permite en algún momento poder experimentar felicidad en el futuro, hasta que todo inicia nuevamente, y así se encierran en su círculo vicioso.

No creo que esas personas les guste ser así, de hecho estoy convencido que la mayoría de ellos, fueron niños o niñas abusadas emocional, y porque no, hasta de pronto físicamente, ese hecho, cualquiera que haya sido, sino fue bien manejado en su momento por cualquier tipo de circunstancia, deja una huella muy profunda, un daño muchas veces irreparable en esas personas, que no les permite perdonar nunca.

El hecho que no sientan que se les ha hecho justicia, los convierte en una especie de vengadores eternos, son personas que son muy emocionales, son susceptibles al dolor ajeno de manera exagerada, con una fuerte y marcada tendencia a querer “ salvar” a los demás, y porque no al mundo entero, desde un perrito abandonado en la calle, hasta a un mendigo, ya que siempre se preguntan, qué le habrá pasado para estar así?.

Creen en que la felicidad se debe ganar por medio del sufrimiento, del sacrificio, que en ésta vida no hay tiempo para descansar, ni para reír, ni para divertirse, eso es una perdida de tiempo.

Luego practican una especie de filosofía de eterno drama, todo es un gran rollo, no soportan lo normal, a todo le tienen que meter drama, serían perfectos para escribir una serie de Corín Tellado, o de mercado de lágrimas.

La felicidad está dentro de cada uno de nosotros, no depende, o no debería depender de nada ni nadie excepto de nosotros mismos, entregar el poder de tu paz y bienestar es dañino, el objetivo es pues, si lo has perdido, recuperar tu poder interior, y eso se logra como primera medida, siendo conscientes de que somos valiosos, maravillosos, únicos e irreemplazables, que la primera obligación es contigo mismo, que te debes amar, respetar, admirar y valorar tu mismo, cuando lo hayas logrado, serás testigo de cómo recuperas tu esencia, tu fuerza, y los que te rodean se percataran de ello, y lograrás lo que te propongas, incluso ser el perfecto antídoto para aquellos que son incapaces de ser felices.



Etiquetas: , , , ,


Artículos similares