18

Oct

Lo Real y lo Virtual


Real vs virtual

¿Qué es real y qué es virtual?

En esta oportunidad quiero referirme a un tema que considero de gran importancia, por el hecho que está atado a uno de los más grandes e importantes avances de los últimos tiempos, el Internet, y las redes sociales.

El Internet es sin duda alguna una de las herramientas mas valiosas con las que contamos en la actualidad, la inmensa mayoría de las personas con acceso a Internet tienen una cuenta de correo electrónico, acceso a redes sociales, un perfil en Facebook y siguen a cientos de personas que no conocen, y que tal vez jamás conozcan en Twitter.

La velocidad con la que la tecnología ha avanzado está muy por encima de la capacidad del hombre de asimilar, de medir, y menos de preguntarse si esto llamado el mundo 2.0 es para todos, y aquí es donde se pone interesante el tema, ya que seguramente habrán muchos de ustedes que consideran que sin el Internet no pueden vivir, sin su cuenta de correo, sin revisar 20 y hasta 30 veces su Facebook, y por supuesto no perderse nada de lo que está pasando en Twitter.

No soy de los extremistas que piensan que la tecnología despersonaliza al hombre, pero si creo que todo debe ser con medida, y sobre todo en el caso de los niños, que desde muy tempranas edades, cosa que no pasaba antes, ya están más que familiarizados con la web y su mundo virtual.

Y es virtual porque no existe en realidad, no es nada tangible, es solo una enorme, casi incontrolable cantidad de datos, que son manejados por unos pocos, y que si nos descuidamos van a regir nuestras vidas más de lo que nos interesaría a nosotros mismos.

Cuantas veces no hemos visto a familias enteras sentados unos al lado de otros, cada quien metido en su pequeño mundo virtual, en sus IPad’s, Ipod’s, etc, y se olvidan que están con personas reales de carne y hueso, con sentimientos y emociones.

Como experto en comunicaciones siempre he creído que todo en esta vida comunica algo, es como cuando usted aborda un avión y muy respetuosamente saluda con un buenos días o buenas tardes a su compañero de vuelo y este entre dientes le responde con poca cortesía, y a renglón seguido se coloca unos audífonos, lo que le está tratando de decir es, cállese y no me dirija la palabra, no estoy interesado.

Así mismo, esta familia interconectada está mas sola y separada que nunca, ya que cada quien está ocupado en su “Mundo Virtual”, un mundo donde pueden ser quienes ellos quieran, y no necesariamente quienes realmente son.

En el mundo virtual, que es irreal podemos ser lo que queramos, tener lo que soñamos, pero nada es real, lo real es más serio, más importante y trascendente, tal vez por eso, nos encerramos en nuestros pequeños mundillos, alejados del dolor, de la alegría verdadera, de las relaciones verdaderas.

Nos escondemos detrás de la pantalla para no mostrarnos como somos, o para no ver el  mundo real y sus inmundicias, y su bellezas, y sus problemas, y sus milagros, el poder de atracción de la tecnología es tan fuerte que ya en países como la China se ha declarado como una enfermedad mental, y está siendo tratada como tal.

La realidad es muy distinta para unos y otros, mientras algunos sueñan con más casas, carros, becas, puntos, viajes, ropa, joyas, lujos, y hasta una mejor apariencia física, tal es el caso de las miles de personas que ven durante horas están adheridas a Pinterest con el fin de ver lo que ellas o ellos no son, y que quieren ser.

Pero para otros lo virtual, lo imaginario es más básico, es como cuando un niño de 8 años tiene que cuidar y alimentar a su hermano de 4 y le da agua para que crea que es sopa, ya que su mamá sale todos los días a la calle a vender su cuerpo, pero siempre regresa con el, y lo ideal es que esa mamá esté siempre en la casa, y que el papá que está preso no lo esté, que su realidad no exista, que exista lo virtual, una especie de mundo en el que todo es perfecto, donde siempre hay comida en la mesa, donde hay juguetes en la navidad, así sean pocos, mientras unos viven una realidad maravillosa, pero no la ven, otros sueñan con un mundo que para muchos que ya lo tienen no vale de nada, y prefieren irse de viaje a uno virtual.

Yo me quedo con lo real y tú?

 




Artículos similares