13

Mar

Respira que estás vivo


Respirar

Hace poco tuve la oportunidad de ver una entrevista que le hicieron a una persona que sigo porque me parecen muy interesantes sus puntos de vista, se trata del escritor y viajero, como el mismo se describe, Julio Bevione.

En esa entrevista le preguntaban sobre uno de sus libros que se llama Respira y Sal de tu Crisis, confieso que hasta hoy no conocía del libro, me llamó la atención el titulo y decidí buscarlo en Internet y me encontré con la entrevista.

Caí en cuenta a medida que veía la entrevista cuanta razón tiene Julio en ese sentido, hay cosas que son básicas para la supervivencia de los seres humanos, y una de esas, además de tomar agua, comer, ésta es creo yo, mucho más importante, respirar.

No nos enseñan a respirar, creo que no sabemos respirar, no se trata de inhalar y exhalar, llenar los pulmones para luego vaciarlos, creo que Dios nos dio un hermoso regalo, y es la capacidad a nuestra voluntad de respirar.

Respirar es dejar entrar dentro de nuestro cuerpo y mente toda la energía, todo el poder que existe en el universo, al respirar confirmamos cada segundo que estamos vivos, que existimos, y que no hay nada ni nadie que nos pueda quitar ese maravilloso privilegio.

Cuando una persona está nadando en una piscina, o en algún lago, río o el inmenso mar, y pasa algún tiempo debajo del agua, al salir a la superficie, se puede sentir esa sensación mejor que nunca, es la vida misma la que inhalamos, y eso nos transforma por dentro, y creo que nos puede ayudar mucho a sentirnos mejor, a pensar mejor, a vivir mejor.

Si en la mañana, antes de levantarnos de la cama, cerramos los ojos, y le damos gracias a Dios que dentro de nuestro pecho late un corazón fuerte, que podemos abrir los ojos, oír los pájaros cantar, y respirar, entraremos en una mejor comunión con el universo, y si decretamos con confianza, con convicción que hoy será un gran día, así será.

El poder y la importancia de la respiración está demostrada, hay gente que controla su respiración y son capaces de reducir su ritmo cardíaco a niveles insospechados, los atletas saben muy bien esto, es por eso que la presión arterial, y el ritmo cardíaco de un corredor es siempre mucho menor que el de alguien que no practica deportes.

Si al respirar nos imaginamos que el aire que entra en nuestro cuerpo es como una luz blanca muy intensa, que recorre todo nuestro cuerpo, desde la cabeza hasta los pies, y que mientras ese aire entra nos va limpiando por dentro hasta dejarnos vacíos, ese espacio vacío lo podemos llenar de ideas y pensamientos positivos, como ” yo soy un ser humano perfecto, soy sano y fuerte”, soy un hijo de Dios y como tal soy perfecto”, “soy la misma fuente de energía de la emana lo más grande en la vida Dios”, con ese y muchos otros pensamientos puedes ponerte en armonía con el universo, pídele al universo, con fe, con amor y el universo te responderá.

Y para finalizar les dejo esta frase que le escuché a Julio Bevione en esta entrevista que me pareció muy acertada:

” No hay nada afuera de mi, no hay nada externo que tenga más poder que yo

Los invito a creer firmemente en esto, yo empiezo hoy y tu……

fotografía gracias a: Alba C



Etiquetas: , , ,


Artículos similares