9

Abr

Guatemala está enferma


Qué hace que un país, una nación, sus ciudadanos, vean y escuchen en el mejor de los casos, porque a otros les toca vivirlo, que mueren 41 niñas en una institución que se supone estaba para protegerlas, que existe un 90% de impunidad en la justicia, que mas del 50% de su población es pobre, que mas del 65% de sus niños están desnutridos, que el rico es cada vez mas rico, y los pobres cada vez mas pobres?

Una Enfermedad!!

Todos los días nos enteramos por los medios de comunicación y ahora por supuesto por las redes sociales, de una cantidad de situaciones y hechos que no son normales, que no deberían pasar, pero en Guatemala, pareciera que se están volviendo en eso, en cosas “normales”.

Ya lo decía el orador y filósofo hindú Jiddu Krishnamurti, “ no es saludable estar adaptado a una sociedad profundamente enferma”, no es normal que la violencia, que la violación a los derechos humanos, que el hambre, la desigualdad social, que la injusticia e inequidad social sea parte “ del día a día”, y como me decía una amiga, el lunes después de la tragedia, “business as usual”, algo así como aquí no ha pasado nada.

Nos hemos acostumbrado a este dantesco espectáculo de todos los días, estamos como anestesiados, el dolor ajeno, es eso, ajeno, de otro, no mío, a mi me pela, dirían algunos en buen chapín.

No es un tema de percepción es una dolorosa realidad, una realidad que nos atropella a gran velocidad, sin que pareciera tener algún freno, no se ve en el horizonte una posible solución a los problemas que aquejan el país, algunas voces se levantan críticas, pero no se presentan soluciones, no hay un liderazgo que permita vislumbrar una luz al final del túnel.

Son esfuerzos aislados los unos de los otros, todos seguro loables, importantes y bien intencionados, pero no lo suficiente como para lograr cohesionar a la nación entera en pro de un bien común, del máximo bien, del bienestar de todos y todas.

 

Cuál es la enfermedad?

La falta de valores, esa es la falencia, y esto incide directamente en la descomposición social a todo nivel, lo que genera una desconfianza en todo, en las instituciones, en el gobierno, en los empresarios, en el ejercito, en los medios de comunicación, y lo mas grave, no se confía ni en si mismos, el guatemalteco, no confía en nada y en nadie.

Cuando no hay principios y valores, los cuales se maman en el seno del hogar, y no en las escuelas, lo que tenemos como resultado es la prevalencia de la ley de la selva, de la supervivencia del mas “cabrón”, del mas pilas, del vivo que vive del bobo.

Eso es mas que evidente en los niños, en los colegios de todo nivel social, donde los casos de matoneo o bullyng esta a la orden del día, donde el bravucón, el machito, el mas alzadito se aprovecha del noble, del bueno, del gordito, del flaquito, del débil, y pasa por encima de el, esos niños no siempre lo serán, ellos crecerán, y serán adultos, la pregunta es…. Qué clase de adultos serán?, uno de ellos será ese que hoy abusa, no respeta las leyes, que no respeta a los demás, que pasa por encima de cualquiera, porque aprendió desde pequeño que lo podía hacer.

El otro será como la mayoría, uno mas del montón, de aquellos que no tienen la capacidad de decir, BASTA, no mas, es suficiente y toma acción para cambiar las cosas, y porque es así? , porque desde pequeño aprendió eso.

Guatemala es una especie de madre desnaturalizada, porque carece de las cualidades necesarias para ser una buena madre, amor incondicional por todos sus hijos, los cuales algunos desde pequeñas edades salen del vientre solos a recorrer las rutas de la muerte de los emigrantes ilegales hacia los USA, Guatemala no cría a sus hijos, los expulsa, y cuando regresan, si es que lo hacen, los recibe con desdén, con rabia, con desprecio, y eso lleva al hijo, ya no tan pequeño a buscar en las calles lo que no encuentra en su casa, y en ese proceso conoce las maras, las drogas, las armas, las cárceles, y la muerte.

Una buena madre es aquella que renuncia a todo por sus hijos, la siempre espera con los brazos abiertos, la que apoya, la que aconseja, la que abraza, la que educa, la que te da oportunidades, la que te forma en valores, para algún día dejarte volar y te entrega a la sociedad para que seas una mejor persona que ella misma, para que aportes, para que seas parte del cambio, madres perfectas no hay, solo buenas madres.

 

 




Artículos similares