16

Ene

Nuevo Gobierno en Guatemala


Pabellon de Guatemala

Lo importante no es el qué, sino el cómo.

Eso es lo primero que se me vino a la mente después de haber escuchado de manera atenta el discurso del señor Otto Pérez Molina, nuevo Presidente de Guatemala el pasado día 14 de enero, ya no a las 14:00 como lo habían anunciado, sino como a las 16:00, típico, la tristemente célebre “hora chapina“, no importó que los ilustres invitados especiales, como los Presidentes de Colombia y México estuvieran esperando, no para nada, y que decir de su Majestad Real el Príncipe Heredero de la Corona Española, no señor, que nos esperen, en fin,  no me quiero distraer de lo sustancial.

El Presidente Pérez durante unos 45 minutos, y de manera desordenada le presentó al país, y a la comunidad internacional, lo que el considera son los planes de su gobierno para los próximos 4 años, digo desordenada porque saltaba de un tema a otro, no sin antes, claro está, darle sus estocadas finales al ex Presidente Colom, quien de manera estoica escuchó y soportó los comentarios del nuevo jefe del estado guatemalteco, y entonces me pregunto, pero bueno la campaña ya no había terminado?, pues por lo que vimos ese día, no parece, por lo menos para el ex candidato y hoy Presidente, su discurso estuvo cargado de reproches, de quejas, de acusaciones que no eran necesarias, la campaña ya terminó señor Presidente, empezar a gobernar con retrovisor es el peor ejercicio que se puede hacer, mire hacia adelante, no hacia el pasado, porque el pasado, gracias a Dios siempre será eso, pasado.

Nos enumeró los problemas que todos conocemos, y nos dijo que va a hacer para tratar de corregir el rumbo, para tratar en 4 años de cambiarle la cara a Guatemala, de hecho así empezó, ” El Cambio ha llegado”, fueron sus primeras palabras, y se supone que todos los cambios son para bien, pero lo que no escuché en ningún momento fue, el cómo, si el cómo, cómo va a hacer para acabar con la corrupción, como va a hacer para reducir los índices de delincuencia, cómo va a hacer para acabar con las maras, como va a hacer para generar empleo digno y estable,señor Presidente Cómo?

Tal vez el lo sepa, y por alguna razón no lo quiso decir para no empezar a incomodar a algunos desde el primer día, pero la verdad es que para Guatemala, realmente tenga un cambio, se necesitan entre otros muchos, dos cambios profundos y serios, el primero de ellos una reforma a la constitución de la república, y segundo una profunda reforma fiscal, y este es para mi, el principal de los problemas, Guatemala es el país con la menor carga tributaria de América Latina, los recursos son muy pocos, y de eso que hay tampoco, se lo roban, luego los resultados no pueden ser otros que el país que nos ha tocado vivir.

La reforma fiscal no implica que la ya estrangulada clase media tenga que pagar más impuestos,no señor, esto lo que implica es que los grandes capitales, el ” Empresariado”, como lo mencionó el Presidente se meta la mano al bolsillo y paguen más de lo históricamente han pagado, se debe crear un impuesto específico  para rescatar la salud y la educación, no tendremos un país mejor, un país competitivo, con los niveles de analfabetismo y desnutrición infantil que tiene hoy Guatemala, el déficit de los ministerios de salud y educación es vergonzoso, Guatemala, necesita tener por lo menos un 6% del PIB dedicado a estos dos cruciales temas, la clave es la educación, sino pregúntele a los Chinos, e Indios, y les dirán lo mismo.

El cómo señor Presidente es más importante que el qué, seguimos a la espera de conocerlos, para entonces tener la esperanza de la que usted habló en su discurso, porque eso, como dice el viejo y conocido refrán es lo último que se pierde, y no la queremos perder.

Mientras tanto me pregunto, que estaremos dispuestos a hacer los Guatemaltecos y Guatemaltecas por nuestro país, o seguiremos como idiotas útiles, creyendo que todos los problemas del país son responsabilidad del Gobierno.



Etiquetas: , ,


Artículos similares