18

Ene

Sin partidos políticos no hay paraíso


El Paraiso

El libre juego democrático tiene muchas bases y fundamentos, más allá del hecho que los ciudadanos de un país puedan ejercer libremente y sin coacción de ninguna especie el derecho al voto, la democracia es mucho más que eso.

La democracia está basada además en  el hecho contundente que la voluntad popular es la que tiene la última palabra, es el constituyente primario donde reside el poder absoluto, no en los gobernantes de turno.

La legitimidad de la democracia está igualmente fundamentada en el hecho que las decisiones del colectivo, entiéndase el pueblo son las que rigen los destinos de ellos mismos, le confieren un poder temporal a un número de ciudadanos que ponen a consideración de ese mismo pueblo su nombre, y sus ideas, con el objetivo supremo de servir a la mayoría.

Ahora bien qué pasa cuando esas personas, esos caudillos de cada cuatro años no pertenecen a ninguna asociación o partido político, sino que más bien, son eso, personajes que de un momento a otro, algunos seguramente con buenas intenciones, y deciden competir por un puesto político.

Me refiero específicamente a los que aspiran por ejemplo a ser Presidentes de algún país, o congresistas, y lo que hacen crear un partido político, diría yo más bien un seudo partido, ya que no buscan el mejoramiento de las condiciones de la mayoría, lo que pretenden de manera descarada, es el mejoramiento de sus propias condiciones de vida.

Estas empresas electoreras, porque eso es lo que son, se crean cada cuatro años, y desaparecen en el mismo tiempo, y a veces en menos, llevan a un personaje que la mayoría de las veces carece de experiencia en la administración pública, a un cargo de elección popular, y este que lo único que pretende robar, encuentra las mejores condiciones para hacerlo.

Hoy vemos como los otrora, y más encarnizados defensores de las ideas y banderas de la UNE de la manera mas vulgar y descarada, huyen a otras toldas políticas, arrimándose al árbol que más sombra les da, y esa sombra hoy en el poder es el partido patriota, quien no solo cuenta con el señor Presidente, sino con la llamada aplanadora en el Congreso Nacional, este hecho es un  arma de doble filo, ya que se puede usar para el más digno servicio e intereses superiores de la patria, o para los más mezquinos y bajos intereses de quienes detentan el poder hoy y por los próximos cuatro años.

La importancia de los partidos políticos estriba en el hecho que sin partidos fuertes, sólidos y estables con filosofías definidas, con un ideario claro, estamos a la merced de personajes mesiánicos cada cuatro años, ya que son los partidos el escenario natural donde se aglutinan y se funden todas las expresiones populares.

Normalmente se escucha que los culpables de la situación de la mayoría de los países, son los políticos, yo no creo, para mi, quienes tienen una responsabilidad superior en el destino de cada pueblo, es el mismo pueblo.

Mientras tanto me pregunto, quién es más culpable el politiquero mentiroso, o el pueblo que cree en sus mentiras?



Etiquetas: , , ,


Artículos similares