De ser, de pertenecer, de ser parte de algo supuestamente mas grande que tú, que tus orígenes, que tu familia incluso.

Muchas veces cometemos ese error, por quedar bien, por adaptarnos, por ser parte de algo, que nada tiene que ver con lo que somos, con nuestra esencia, con nuestro SER.

Algunos ” genios”, aseguran que la inteligencia es la capacidad de adaptarnos, en ese proceso de adaptación, muchas veces, sobre todo en la adolescencia, nos convertimos en algo que no somos, sólo por “ser” parte de…

De los mas cool, de los del moda, de los chicos “nice”, en algún momento eso es necesario, como parte del aprendizaje de la vida, el problema, es cuando esos patrones de conducta, se arraigan, se ocultan en los laberintos de la sinuosa mente, y cuando menos lo esperas sale a flote, y te encuentras en medio de una realidad absurda, estúpida, y sobre todo que nada tiene que ver contigo.

Te adaptas, por muchas razones, la primera, por llevar la fiesta en paz, por no se un “outsider”, el raro, el “SPEZIAL”, y ahí empiezan los problemas, al principio, no lo notas, al contrario todo fluye, eres parte de…, sientes que perteneces a una tribu, eres feliz.

Todo se complica aún mas, cuando por alguna razón, descubres que en ese proceso, en ese ejercicio de tratar de pertenecer, de caer bien, dejas de lado lo más importante en tu vida, tu SER, tu esencia.

Es el caso de parejas de novios, matrimonios, que a el le gusta la salsa, y a ella el merengue, cuando se enamoraron, ambos se aceptaron por lo que ERAN, por ser diferentes, únicos, especiales, porque el y ella, eran distintos, y eso llama la atención, gusta, enamora.

Pasados los años, esa misma razón, esa misma esencia, eso ser especiales, deja de serlo, y entonces se empieza a convertir en un problema, ya no eres ” diferente”, …cómo has cambiado.., es en ese preciso momento cuando te conviertes en alguien del montón, en uno mas, y aparece un  mal consejero, el EGO.

Ego…ismo, te miro por encima del hombro, ya no eres especial, único, y por ende ya no me sirves, te descarto, mis expectativas son otras, eres poca cosa, pero un momento, vamos a ver, si he cambiado para gustarte, para ser mas parecido a ti, y a los tuyos, que ha pasado?

Precisamente eso, has cambiado, ya no eres lo que pensé, y como no me haces sentir especial, te dejo.

Cuando te conocí , te me vendiste de una forma, y hoy después de algunos años, ya no eres eso, .., me vendí?, acaso somos una mercancía, bueno y si ese fuera el caso, todos en la etapa de enamoramiento, nos hemos vendido, y luego somos lo que somos, nada más y nada menos, aquí surge el eterno problema de las expectativas, de esperar, de soñar, de desear, anhelar, y con eso solo viene el dolor.

Si era gordo, y te gustó, ahora no le pidas que sea “fisikin”, porque no es justo, no pretendas que sea un “Spezial”, no te olvides que tu tampoco lo eres.

Aprendamos a aceptarnos, a respetarnos, a querernos, a amarnos, como somos, como simples mortales que estamos aqí para aprender, para tratar de ser mejores, y en el peor de los casos, de no empeorar.

Categorías: Autoayuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *