No se trata de hacer siempre goles cada vez que disparas a la portería, se trata de jugar, de estar allí, de pasar la pelota, de que te la pasen, y de que si patees al arco, y no es GOOOOOL, no importa, así debe ser la vida.

El estar apegados a los resultados de todo lo que hacemos en la vida, puede llevarnos a sufrir mucho, ya que no necesariamente siempre obtendremos lo que esperamos.

Las expectativas en la mayoría de los casos son exageradas, creemos que al hacer tal o cual acción, debemos recibir algo en la misma proporción o incluso más grande.

Y es en ese momento cuando viene el dolor, el sufrimiento, aparecen en la mente frases como, no me valora, no sabe lo que he hecho por el, o por ella, no sabe los sacrificios que he tenido que hacer, y así me paga, el estar esperando una recompensa por cada gesto, es un camino seguro a la desilusión.

Qué debemos hacer? Cuando se trata de relaciones de pareja, por ejemplo, lo que sugiero es hacer, lo que le nazca del corazón, que sea sincero, y sencillamente, no espere nada a cambio, y si viene algo de vuelta, pues magnifico, pero y sino, no se expone a una necesidad creada por su mente, no satisfacer nuestro ego es una de las fuentes de dolor en la vida de las personas.

Cuando se trata de cualquier tipo de relación, de amistad, laboral, el ideal es hacer lo que tenemos que hacer, pero porque nos da la gana, y  no porque estamos esperando un aplauso, o un premio, o una simple palmada en la espalda.

Hacer las cosas porque quiero quedar bien, porque quiero algo de vuelta, que dice de usted como persona? tal vez que no es honesta, que no hace las cosas de manera desinteresada, sino que espera algo de vuelta.

No pretendo decir que sea fácil tarea, por el contrario es muy difícil, muy humano es esperar… el tener expectativas, el querer algo a cambio.

Es posible que este comportamiento, así como la mayoría de las conductas humanas tenga que ver, y solo es una posibilidad, con una creencia que tenemos arraigada desde la infancia, y tenga que ver con aquello que como hijos nos hicieron, y que hoy como padres hacemos, el educar a los hijos en términos de su comportamiento, a cambio de…

… si te portas bien, te doy un premio… si no haces berrinche te doy un premio… si duermes en tu cama solo, te doy un premio.. si ganas tu año escolar, te doy un premio, les suena familiar?

Es una creencia arraigada, es siempre esperar algo a cambio de algo, porque no hacer las cosas de manera desinteresada, hacerlas por el gusto de hacerlas, por el placer de hacer algo por otro, por el mismo placer que nos daba cuando éramos niños y salíamos a jugar futbol con los amigos, si jugábamos a ganar, pero si perdíamos, no importaba, lo verdaderamente importante fue que jugamos, que nos vimos con los amigos, que nos divertimos.

Y si vemos la vida como eso, un partido de fútbol, pero sin porterías, si solo es jugar, no sería mas fácil vivir?

Categorías: Autoayuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *